Cáñamo Hemp: un superalimento

El cáñamo tiene múltiples usos, unos más conocidos que otros, pero ¿sabías de las maravillas que genera en el organismo? 

Historia y morfología

Esta planta ha estado presente en el cultivo humano hace millones de años. Se calcula que su cultivo comenzó en el 8.000 A.C. En China se popularizó el uso para el 2.800 A.C. Es una fuente renovable muy relevante y una alternativa sostenible a nivel ecológico. Morfológicamente, el cáñamo puede alcanzar hasta cinco metros de altura. Los tallos del cáñamo son espesos y menos huecos. No tiene tantas ramas y apenas se ven flores. La cepa del cáñamo también varía según el objetivo de cultivo: nutricional, celulosa o industrial. 

Superalimento 

El cáñamo, específicamente las semillas, se consideran un superalimento por su contenido de vitaminas, minerales y ácidos grasos esenciales, además de la disponibilidad de fibra y proteínas. 

Beneficios 

Dentro de las virtudes nutricionales del cáñamo, podemos decir que ninguna otra planta tiene proteínas de tan fácil digestión ni proporción entre sus aceites esenciales (tiene los nueve existentes). Las semillas de cáñamo refuerzan el sistema inmunitario, aportando salud y vitalidad. 

Los ácidos grasos esenciales no pueden ser sintetizados en el cuerpo y deben obtenerse de los alimentos. Son importantes en el funcionamiento normal de todos los tejidos del cuerpo. Además, ayudan a prevenir la aterosclerosis y mejorar la salud del corazón y forman parte fundamental del correcto funcionamiento del sistema nervioso.

El aceite de cáñamo es rico en ácidos grasos poliinsaturados, especialmente en ácido linoleico (Omega-6) y ácido alfa-linoleico (Omega-3), dos ácidos grasos que han demostrado tener propiedades muy beneficiosas para el organismo. También contienen ácido gamma-linoleico, que se utiliza para el tratamiento de dolencias como la neurodermatitis, la artritis y el síndrome premenstrual. Su combinación de proteínas, hierro, magnesio y vitamina E también lo convierten en un alimento muy valorado por los deportistas. 

Fibra: es una buena fuente de fibra dietética soluble e insoluble. La fibra proviene de la cáscara de la semilla de cáñamo. El contenido en fibra soluble de la proteína de cáñamo ayuda a mantener el nivel de azúcar en sangre y a reducir el colesterol. Por otro lado, la fibra insoluble favorece el tránsito intestinal, es probiótica y brinda sensación de saciedad.

Proteínas: Contiene 20 aminoácidos diferentes entre los que destacan todos los aminoácidos esenciales. 

Minerales: el cáñamo contiene fósforo, potasio y magnesio.

Nuestras proteínas de semilla de cáñamo o hemp fueron procesados sin el uso de hexano, un solvente químico agresivo que se utiliza para procesar polvos de proteína de soja no orgánica. Asimismo, son veganos y vienen en un recipiente sin BPA. La proteína que se encuentra en la semilla de cáñamo es muy digerible, lo que la convierte en una buena opción para dietas sensibles. 

Te invitamos a conocer las versiones que tenemos disponibles con sabor chocolate, vainilla, normal (con 15g de proteína) y el Hi Fiber (12% fibra y 11% proteína). 


Ver artículo anterior Ver artículo siguiente